Archive for the ‘Porque nosotras lo valemos’ Category

Propósitos de Año Nuevo

01/01/2012

1. Seguir cada año un poco más divina, como hasta ahora. Seguir desafiando al paso del tiempo.

2. Echarle un cable a la economía consumiendo en lo que haga falta, que una es muy sacrificada.

3. No dejar que ningún imbécil haga que me olvide de quién soy.

4. Seguir siendo una mujer de armas tomar, tener claro que no tengo que demostrar nada a nadie.

5. Hacer mi trabajo mejor que cualquier hombre de los que me rodean, a pesar del estigma que en mi puesto significa el género.

6. Mejorar la técnica “me voy a acordar de todos tus ancestros” sin perder la sonrisa.

7. Recordar día tras día lo afortunada que soy estando rodeada por personas tan maravillosas. Al resto, mejor ni verlos.

8. Seguir siendo YO debajo de las capas y capas de coraza.

9. Hacer caer a Ika y a Bego igual que he hecho con Miss Murphy. Al final me lo agradecerán… jajajajjaa

10. Seguir repartiendo el espíritu maripepil por toda la geografía.

Una piensa…

12/02/2011

Una piensa que cuando crece se madura y se dejan de lado ciertas actitudes. Y cuando llega a esas edades en las que se supone que esos comportamientos más inmaduros ceden, comprueba que si se hiciera el juego del amigo invisible entre ciertas personas el regalo ideal sería un chupete.

Una piensa que lo que ocurre en la tele no puede pasar en la vida real y luego se topa con personas que viven su vida como si fueran protagonistas de teleseries o de Gran Hermano.

Y una termina viviendo su vida bajo el lema “dejadme vivir en paz”, porque llegado a cierto punto una lo que quiere es estar tranquilita y no comerse mucho la cabeza con lo que digan o hagan los demás…

Sonreid y saludad, chicas, sonreid y saludad…

08/07/2011

Queridas maripepis:

en infinidad de ocasiones tendréis que recurrir a esta gran frase de los pingüinos de Madagascar, sonreid y saludad aunque por dentro estéis rabiosas.

Sonreid y saludad cuando la inoportuna de la prima de vuestro parejito se le ocurra decir que tu vestido es precioso pero te hace cinco años más vieja pero bueno, es que en general vistes de una manera muy formal y pareces mayor incluso que tu parejito.

Sonreid y saludad cuando la arpía que tenéis en vuestro trabajo os haga la gran puñeta y se cargue vuestro trabajo de tres meses de una plumada y el resto de tus compañeros mire a otro lado, que la cosa no va con ellos y no se han dado cuenta, uy…

Sonreid y saludad cuando al coger una prenda de un perchero la dependienta os diga “quizá le haría falta una tallita más, ese vestido no le va a entrar” mientras pensáis “cariño, a tí sí que te hace falta una tallita más de cerebro…”

Sonreid y saludad cuando vayáis en tren y la madre del niño que no para de daros pataditas a tu espinilla y tu mochila se haga la tonta. Sonreid mientras le devolvéis una patadita al niño de los cojones.

Sonreid y saludad siempre, que para eso sois maripepis y sois megadivinas…

Telly

Cómo pintarte las uñas de los pies y no morir en el intento

06/08/2011

Querida maripepi:

pintarse las uñas de los pies es un arte, un don que se puede adquirir. No te desesperes.

Lo primero, llena el bidé con agua calentita. Lávate los pies y déjalos en remojillo media horita, aprovecha para leer lo que te apetezca y culturizarte un poco.

Saca tus lindas pezuñas, exfóliate los pellejitos o pellejones muertos, límate las durezas. Córtate las uñas, aprovecha que están blanditas. Y empuja las cutículas, por Dior y Chanel.Seca tus pies con amor y ternura.

Ponte un poquito de crema hidratante en los bordes de los dedos, sin que se manchen las uñas de crema. Echa una base de laca de uñas transparente, la base de uñas del Metadona es una maravilla, ésa de color azulito. Espera cinco minutos. Y ya puedes pintarte las uñas del color que quieras, sin temer que con los brochazos te pintes medio dedo, ya que la crema hidratante impedirá que asiente la pintura ahí y podrás retirarla con facilidad con un bastoncito de algodón. Cinco minutos de secado, una capita de esmalte de uñas transparente para dar brillo y proteger el color y podrás presumir de pezuñas divinas.

Eso de que para presumir hay que sufrir es mentirijilla a veces…

Telly

El planeta del amor y las ex de tu medio pomelo

06/03/2011

Cuando te sumerges en el planeta del amor, una de las cosas que tienes en cuenta es que tu medio pomelito antes de conocerte a tí seguramente conoció a otra…y seguramente estuvo un tiempo saliendo con ella. Lógicamente, a menos que el chaval sea polígamo, esa relación terminó, te conoció a tí y ahora mismo estáis en vuestra nubecita rosa, felices como lombrices, mandándoos mensajitos sin parar, escribiéndoos correítos tóxicos para diabéticos y suspirando por el momento en el que volveréis a veros para compartir el brillo de vuestra mirada, la suavidad de vuestra piel, etc.

Vale. Tú eres la pareja, novia, churri, loquesea.  Y ella es la ex. Una ex que se puede retirar a un discreto segundo plano, sobre todo si tú pasas del tema, una ex que puede seguir el lema “yo muero matando” o una ex que permanece como una sombra, discreta y silenciosa pero siempre ahí.

La ex discreta es una especie rara, digna de respetar y querer. Va a su aire, tiene claro que lo que terminó, terminó, a lo mejor puede tener buena relación con tu novio y ser su amiga, sin dar la murga, sin malentendidos ni historias raras.

La ex que muere matando tiene claro que tú eres una guarra, sea el motivo que sea, da igual, tú eres el enemigo, la que osa estar con su medio pomelito, aunque ella le dejara, da igual, le quería para ella aunque fuera de perrito faldero suspirando por su amor.

La ex “sombría” es la suavona, la que a vuestras espaldas teje y desteje, la que discretamente va haciendo la puñeta. Tiene mucho tiempo libre y lo dedica a “vengarse” del chico que ya no está con ella y la lagartona que impide que el chico vuelva a sus brazos.

Don’t worry, be happy. Y viva el Keledenismo.

Yo no soy como mamá

07/28/2010

Cuando somos pequeñas, admirados a nuestros padres.

Cuando somos adolescentes, pensamos “menudos carrozones” y nos desesperan sus continuas intromisiones en nuestras vidas, que no paren de opinar sobre lo que hacemos, nos sentimos desorientadas, con las hormonas montándose su fieeesshhhta y sin saber muy bien qué hacer ni cómo hacer las cosas.

Cuando somos jóvenes, nos fijamos en ellos, cómo son ,los aceptamos con sus defectos y virtudes y sobre todo pensamos que no queremos repetir sus errores ni tener las manías de ellos que tanto nos repatean, queremos vivir nuestra vida, nuestra independencia y dar las menos explicaciones posibles.

Nos independizamos completamente solos o compartiendo el piso, sea con algún colega, amigo, parejito, conejo, perro, lo que sea. Y un buen día nos damos cuenta de que estamos repitiendo las mismas costumbres, los mismos gestos que tanto nos cabreaban en nuestros padres, que cada uno es hijo de su padre y de su madre, hay actitudes y valores que se maman desde que somos chiquititas. Nos cabreaba el pesimismo de nuestra madre, que todo lo veía mal y se tiraba una hora por teléfono quejándose, y ahora nos descubrimos tirándonos media hora medio llorándole por teléfono a nuestra amiga porque la lasaña de berenjenas se ha quemado y Manolo tira los calcetines al suelo en vez de llevarlos al cesto de la ropa sucia. Nos ponía de los nervios la manía por tener la casa megalimpia y megaordenada y descubrimos que si el televisor tiene una mota de polvo nos sube la tensión arterial.

Empezamos a tener responsabilidades, facturas que pagar, problemas que resolver. Y poco a poco vamos comprendiendo mejor a nuestros padres, cómo han ido viviendo lo mejor que sabían, porque cuando llegas al mundo no traes un pan bajo el brazo, ni un miserable libro de instrucciones. Comenzamos de forma suave a repetir actitudes de ellos, a hacer las cosas como ellos lo habrían hecho, nos reconocemos en ellos en pequeños gestos y nos entra la risa floja al ver que repetimos conductas y formas de hacer las cosas.

Y es que cada una es hija de su padre y su madre…

El Keledenismo, la nueva filosofía maripepil

05/11/2010

El Keledenismo es una de las grandes filosofías de vida maripepiles, junto con el Resbalismo.

El Keledenismo implica no complicarte la vida ni dejar que nadie te la complique. Implica que vas repartiendo por ahí pirulas de Keledén, vía rectal, 1 kg como mínimo, que cada uno arree con sus problemas y no te echen la carga encima.

Practicas el Keledenismo cuando le sonríes a la suavona de la ex de tu parejito, con una sonrisa que deja claro que te importa bien poco su actitud de mosquita muerta. Eres la reina del Keledenismo cuando te pitan con impaciencia en un semáforo y ni te molestas en hacerle una señora peineta a quien te ha pitado. Eres la diosa del Keledenismo cuando te importa un testículo de ánade que tu jefe tenga un mal día y eche espumarajo por la boca, tú sigues a lo tuyo y andas con todo el garbo con el que te parieron con tus señores tacones o tus maravillosas bailarinas o manoletinas.

Viva el Keledenismo, la filosofía de vida que hará que te sientas limpia, te sientas bien y todo eso sin fumarte una compresa como parecen hacer las que participan en esos anuncios.

By Telly

Los hombres y los pisos: encuentre las diferencias

05/06/2010

Encontrar el piso ideal es como buscar a tu media mandarina: todo un mercado de oferta donde no siempre encuentras lo que demandas.

Tú, querida Maripepi, tienes claro lo que quieres, tanto en materia de pisos como de hombres. Pues bien, siempre llega alguien a intentar joder la marrana, colarte un gol por la escuadra ,ofrecerte algo a ver si cuela. Y no, no cuela, por mucho que te digan que ese tugurio es “supercoqueto y con encanto” y que el campeón español de escupitajos es supermajo. Tendrán tanto encanto y serán tan majos como Rajoy en tanga de leopardo rosa cantando “Pa mi mulata, pa mi morena”. No cuela, coño,que no.

Decía que hay mucha oferta. Y tú, querida Maripepi, tienes tu listón. Si tienes claro que no quieres cocina americana por muy chic que suene eso y que no quieres un chico cuyo ideal de fin de semana perfecto es estar de viernes a domingo jugando con la videoconsola sin parar, de ahí no bajes, por mucho que te amenacen con “es lo que hay, no vas a encontrar nada mejor, no seas princesita y confórmate“. Pues mira, mejor sin techo y sin maromo que a disgusto, oiga.

Ir a mirar pisos es como ir a besar sapitos, aunque tú misma, antes de hacer eso, puedes pararte un rato a pensar si por lo que te han descrito te conviene o no ese piso y si por lo que has visto te conviene o no pegarle un morreo a ese posible príncipe. Hacer las cosas por hacerlas es tontería y no estás para perder el tiempo a estas alturas,que se cotiza bastante bien, oye.

En fin, a veces da por pensar que la mayoría de los chicos están como los pisos, o están echos una mierda o son buenos pero están ocupados, con honrosas excepciones que hay que buscar con más paciencia que la mujer de Zapatero para no darle una colleja cuando éste dice que el paro dejará de bajar y la economía mejorará.

Editado: gran sabiduría la de MissMurphy: “Si te dicen que es “ideal para parejas” quiere decir que lo mejor es que querais pasaros todo el tiempo en la cama, porque en el piso no cabe nada más. Si dicen que es “ideal para estudiantes” es que hay más roña que en los gayumbos del señor Barragán. Si dice “semiamueblado”, tiene una bacinilla, un par de sillas y la cama donde murió la abuela del casero. Si te dice “barrio muy tranquilo” está donde cristo perdió las chanclas, si te dice “a cinco minutos del centro” quiere decir que si no hubiera tráfico, ni semáforos, ni límite de la velocidad, a lo mejor llegabas cerca del centro en diez o quince minutos. Y si te dice “en pleno centro” y tiene un precio semiasequible, está justo encima del pub de moda, y este no estará insonorizado, por cierto…”

Glamour hospitalario

04/28/2010

Hoy voy de rompemitos. Voy a destrozar vuestras más tiernas ilusiones, avisadas quedáis.

Me preguntáis si en el hospital se respira el mismo glamour que en Anatomía de Grey, si hay hombres como House y dónde podéis hallar un Clooney que os ausculte con cariñito. Ejem…

Una llega al hospital esperando ver barrigas-tabletitas de chocolate con fonendo y se encuentra con barrigas-madalenitas que confieren el tierno aspecto de budita feliz o que se les cayeron los abdominales de leche y les salieron los de cerveza. Sin embargo, no perdáis la esperanza, alguno hay que mantiene su cuerpo de Adonis con el sudor de sus pesas y mancuernas o una buena sesión de piscina o fútbol.

Uno llega al hospital esperando ver bomboncitos primaverales con curvas de mujer puchero y se puede topar con las curvas acumuladas de un bulldog. Que no panda el cúnico, habemus mujerum que llevan la bata o el pijama clínico con más gracia que los alambritos que desfilan por las pasarelas.

Eso sí, no busquéis belleza en una Urgencia a las 4 de la mañana, cuando tenemos el pelo a lo Juan Tamariz, los ojos que pa tenerlos abiertos necesitamos palillos y la boca más pastosa que si tuviéramos la peor resaca del mundo. No busquéis belleza, a menos que sea belleza interior y aún así cuidado, porque la belleza interior que tienes a las cinco de la mañana cuando te llega uno diciendo que “mireusté, que me he tomao un parasetamó y todavía no me ha bajao la fiebre” es la de una gárgola cruzada con gremlin malo y la Patiño.

By Telly

Emparradas sin fronteras

03/18/2010

Cuando la Maripepi Suprema lea esto, le dará un vahido y me pondrá a hacer 500 abdominales de castigo, pero qué le voy a hacer, soy  mortal y defectuosa como toda criaturilla del Señor xD

Soy presidenta de Emparradas sin fronteras. La cigüeña no me trajo de París, sino que mis padres me recogieron de la rama más alta de la parra.

Soy capaz de meter el colacao en la nevera con la caraja matinal, de meter el cartucho de yogur vacío en el fregadero para lavarlo, de tirar cubiertos a la basura, de salir a la  calle en babuchas de andar por casa, de ponerme los jerseis al revés y darme cuenta porque la etiqueta raspa mi delicado cuellecito o canalillo. Olvido fechas y tengo que estar continuamente apuntándolas. Necesito comprobar 10 veces la hora de la peli en el cine porque ya me pasó una vez que me equivoqué. Olvido echarle sal a la comida. Olvido el paraguas en cualquier lado, he perdido a lo largo de mi vida 11 veces las llaves de casa. Me meto en la ducha con las gafas puestas. O sin encender el termo. O sin acordarme de que eché la toalla a lavar y tendría que haber cogido otra. Mi madre se desespera, mi padre afirma orgulloso que ese detalle es una muestra más de que soy su hija, mi parejito piensa que soy adorable.

Por favor, que salga alguien diciendo que se siente reconocida. Mal de muchas, consuelo pa todas…