Archive for 28 julio 2010

Yo no soy como mamá

07/28/2010

Cuando somos pequeñas, admirados a nuestros padres.

Cuando somos adolescentes, pensamos “menudos carrozones” y nos desesperan sus continuas intromisiones en nuestras vidas, que no paren de opinar sobre lo que hacemos, nos sentimos desorientadas, con las hormonas montándose su fieeesshhhta y sin saber muy bien qué hacer ni cómo hacer las cosas.

Cuando somos jóvenes, nos fijamos en ellos, cómo son ,los aceptamos con sus defectos y virtudes y sobre todo pensamos que no queremos repetir sus errores ni tener las manías de ellos que tanto nos repatean, queremos vivir nuestra vida, nuestra independencia y dar las menos explicaciones posibles.

Nos independizamos completamente solos o compartiendo el piso, sea con algún colega, amigo, parejito, conejo, perro, lo que sea. Y un buen día nos damos cuenta de que estamos repitiendo las mismas costumbres, los mismos gestos que tanto nos cabreaban en nuestros padres, que cada uno es hijo de su padre y de su madre, hay actitudes y valores que se maman desde que somos chiquititas. Nos cabreaba el pesimismo de nuestra madre, que todo lo veía mal y se tiraba una hora por teléfono quejándose, y ahora nos descubrimos tirándonos media hora medio llorándole por teléfono a nuestra amiga porque la lasaña de berenjenas se ha quemado y Manolo tira los calcetines al suelo en vez de llevarlos al cesto de la ropa sucia. Nos ponía de los nervios la manía por tener la casa megalimpia y megaordenada y descubrimos que si el televisor tiene una mota de polvo nos sube la tensión arterial.

Empezamos a tener responsabilidades, facturas que pagar, problemas que resolver. Y poco a poco vamos comprendiendo mejor a nuestros padres, cómo han ido viviendo lo mejor que sabían, porque cuando llegas al mundo no traes un pan bajo el brazo, ni un miserable libro de instrucciones. Comenzamos de forma suave a repetir actitudes de ellos, a hacer las cosas como ellos lo habrían hecho, nos reconocemos en ellos en pequeños gestos y nos entra la risa floja al ver que repetimos conductas y formas de hacer las cosas.

Y es que cada una es hija de su padre y su madre…