Archive for 29 marzo 2010

Pequeñas pistas de os habeis convertido en una de esas parejitas empalagosas repelentes…

03/29/2010
  • Os llamáis por apelativos como “churri”, “gordi”, “cuchicuchi” u “osito”. Es  más, os llamáis por esos apelativos en público. Punto extra si los usáis para referiros a vuestra pareja al hablar con otra persona: “Pues ayer fui a hacer la compra al Carrefour con mi osito y me encontré a menganita..”
  • Teneis una cuenta de correo cojunta con un nombre del tipo “juanjoypepitaforeverlove(arroba)Hotmail.com”.
  • Sales besándote con  tu churri en tu foto de perfil del Facebook, del Messenger, del tuenti, en la foto de fondo de escritorio de tu pc (el de casa y el del trabajo), en la foto del carnet de la biblioteca y en la foto de tu DNI (bueno, en esta última no porque las autoridades competentes se negaron: pero discutiste un rato con el argumento de que así eres más identificable porque siempre estáis juntos)
  • Siempre hablas en plural: Le dices a tu amiga “no sé si podremos quedar hoy contigo, estamos ocupados”; “Por supuesto, no tenemos problema en acompañarte al ginecólogo a que te hagas esa citología”; “Con esa peli lloramos mogollón, aunque también es cierto que estábamos especialmente sensibleros porque estábamos con el síndrome premenstrual”.
  • Lleváis el colgante ese del medio corazón o la esclava con el nombre del otro. Vale, si hacéis eso no sólo sois empalagosos, también más horteras que un ataúd con pegatinas.
  • Si vais a tomar algo con amigos y por algún motivo alguien osa sentarse entre los dos, hacéis levantarse a cuanta gente sea preciso para poder sentaros el uno junto al otro. Y en cuanto conseguís vuestro objetivo, os aferrais el uno al otro como si os fueran a separar para siempre para venderos en un mercado de esclavos…
  • Para distinguir las llamadas de tu churri al móvil, asignas a su número algún bonito politono como el “Caricias besos y mimitos, eres tú mi peluchito”.
  • Os lanzáis “sutiles” indirectas picantes delante de vuestros amigos, porque os excita saber que no serán capaces de imaginar a qué os referís cuando tú le dices a él: “Ositoooo, prepárate que al llegar a casa vas a tener una comidita especial… ya me he hecho la depilación brasileña para la ocasión”. (Aunque os parezca increíble, a veces quienes os rodean pueden decodificar vuestras sofisticadas claves)

Si presentas uno o dos  de estos síntomas, háztelo mirar, tal vez estés a tiempo de reinsertarte en la sociedad tras un proceso de desprogramación adecuado.  Si presentas más de tres síntomas, eres un caso perdido. Da gracias que la gente no puede morir de vergüenza ajena, o acabarías ante el Tribunal de la Haya acusado de crímenes contra la humanidad…

Miss Murphy

Los novios no son bolsos

03/21/2010

Señoritas:

repetid conmigo. Los novios no son bolsos. Los novios no son bolsos. Los novios no son bolsos.

Los novios no son bolsos. No los compras, no te hacen juego con tu ropa, tu estilo de vida, tus amigos, tu familia, no es megasuperdivino y encaja a la primera con todo. No te lo roba una fresca que le echó el ojo, no te lo piden prestado, no son el depósito de la cartera mágica con la tarjeta mágica que te paga todos los caprichos. No sirven para ir fardando de bolsazo, perdón, noviazo. Que no.Un novio es un ser humano del género masculino en el que nos fijamos un día, cruzamos dedos para que fuera un hombre de verdad y no un Homo Comodus, Homo Huevonus, Homo Machistus, Homo Mamitis o nada por el estilo. Un hombre que nos gustó tal como era, quisimos y queremos tal como es y ya está. Si te gustó con sus camisetas de Metallica, no te emperres en ponerle camisa y jersey por los hombros para ir al Club con tus amigos, si te gustan sus patillones y te echaste a reir cuando te dijo “me he dejao las patillas largas pa’ hacerte cosquillitas en los muslos” no le pidas patillitas finas ni un humor fino y delicado como pétalo de rosa, porque él es de sal gruesa. Si cuando lo conociste tenía barriguita tipo madalena, no te obsesiones con que a partir de YA tenga abdominales tipo tableta de chocolate. Y si un día te dice que te deja porque se ha enamorado de otra…es una putada, duele como si te clavaran 8 puñales untados en veneno, pero no puedes ir a por la otra, arrastrarla de los pelos por media España y chillando que te lo ha robado, porque los novios no son bolsos, no se roban, son personas que hoy eligen estar contigo y mañana eligen estar contigo o con otra…del mismo modo que eliges tú.

Telly

Emparradas sin fronteras

03/18/2010

Cuando la Maripepi Suprema lea esto, le dará un vahido y me pondrá a hacer 500 abdominales de castigo, pero qué le voy a hacer, soy  mortal y defectuosa como toda criaturilla del Señor xD

Soy presidenta de Emparradas sin fronteras. La cigüeña no me trajo de París, sino que mis padres me recogieron de la rama más alta de la parra.

Soy capaz de meter el colacao en la nevera con la caraja matinal, de meter el cartucho de yogur vacío en el fregadero para lavarlo, de tirar cubiertos a la basura, de salir a la  calle en babuchas de andar por casa, de ponerme los jerseis al revés y darme cuenta porque la etiqueta raspa mi delicado cuellecito o canalillo. Olvido fechas y tengo que estar continuamente apuntándolas. Necesito comprobar 10 veces la hora de la peli en el cine porque ya me pasó una vez que me equivoqué. Olvido echarle sal a la comida. Olvido el paraguas en cualquier lado, he perdido a lo largo de mi vida 11 veces las llaves de casa. Me meto en la ducha con las gafas puestas. O sin encender el termo. O sin acordarme de que eché la toalla a lavar y tendría que haber cogido otra. Mi madre se desespera, mi padre afirma orgulloso que ese detalle es una muestra más de que soy su hija, mi parejito piensa que soy adorable.

Por favor, que salga alguien diciendo que se siente reconocida. Mal de muchas, consuelo pa todas…

Minutos musicales: Somos los chorizos

03/12/2010

Poned de fondo la canción de los conguitos y cantad conmigo:

Somos los chorizos

y estamos requetebién

cubiertos de pellejito

y fritos en aceité

Cho-cho-choriiiizo

Cho-cho-choriiizo

Paseándose como Miss Daisy

03/09/2010

Una de las cosas que el mundo no sabe es que en ocasiones…(sshhh, acércate que es un secreto)…las maripepis cogemos un autobús de línea. Ala, ya lo he dicho, ya me siento un poco más ligera. Ayer fue uno de esos días en que decidí sacar mi glamour a pasear en público. Y, como diríamos en clase de tacoterapia, se me jodió el karma.
Ir cargada hasta los dientes es directamente proporcional al nivel de puteo que ejerzan sobre tu divina persona, o lo que es lo mismo, cuantas más cosas lleves, más te darán por el ojal.
Véase un autobús de unas aproximadamente 50 plazas, siendo mínimo el nivel de ocupación. Pues bien, mis bolsas estaban apaciblemente colocadas a mi vera, cuando, una mujer de mediana edad, y medianamente cabreada con el mundo decide elegir entre todos los sitios existente ése, justo ése. No un sitio especial, ni con más luz, ni con mejores vistas a la Gran Vía, no. Quiso ESE sitio. Y bueno…dado que eran las diez y media de la noche, que éramos siete personas en el bus, y que quedaban únicamente tres paradas para el final del recorrido…me tocó la moral. Una servidora, que es elegante hasta con ojeras, quitó parsimoniosamente una a una mis bolsas,y le dirigió una mirada salvaje de hiena esteparia, muy diplomáticamente.

Otro tipo de situación que se repite a menudo es la del grupo de maris (no pepis)que entran en el autobús como el séptimo de caballería persiguiendo a los Sioux, y asignándose los asientos a la vez que suben, pican el billete, sujetan el bolso y arrasan con los mortales allí subidos sin
piedad…Generalmente,están lideradas por una mari (no pepi) de voz altisonante que por la ley de Murphy (cómo le odio), acabará sentándose a tu lado, así que terminarás enterándote de a dónde van, con quién han quedado y cómo van sus penurias y las de sus hijos y de porqué Belén Esteban ha decidido divorciarse

A veces, cuando se conjuga la buena suerte y la amabilidad del conductor,consigues llegar a la puerta sana y salva, y con los oiditos descansados. La puerta se abre, y consigues bajarte sin haberte piñado en las escaleras llenas de papeles, o sin haberte llevado a nadie por delante, cosa difícil en los autobuses saturados de las tres de la tarde. Esos son los días en que piensas que ha merecido la pena el paseo.Y te vas tan contenta a casa.

Aún así estoy pensando buscar un chófer.

 By Petita

Esas maravillosas Drama Queens

03/04/2010

Todo el mundo tenemos al menos una vez en la vida un momento Drama Queen, en el que gastamos paquetes de pañuelos, nos hartamos de berrear las injusticias de la vida y rajamos sin parar de quien nos hace pupa. Después recuperamos la cordura, vemos que no es para tanto y seguimos con nuestra vida.

En el párrafo anterior he descrito a una persona con dos dedos de frente. El resto del mundo tiene la paciencia de esperar a que se le pase, se desahogue y siga con su vida. Y ya está. Ahora, señores, os voy a describir a la Drama Queen perfecta. Es similar al chungo resentido que describió a la perfección MissMurphy, pero con una serie de añadidos y sobre todo, en un perenne estado de drama total, ossea.

Una Drama Queen es siempre la más desgraciada, tú le cuentas llorando que tu abuela murió y ves la vida de otra manera y te dice que en su caso fue peor porque vio a su abuela morirse y cómo la metían en la ambulancia, acto seguido te cambia de tema y empieza a rajar de su jefe. Tú hecha polvo y sin consuelo y la Drama Queen hecha polvo porque su jefe es muy arisco y le ha dicho que así no se hace el trabajo o que vaya camisa más fea la que se ha puesto.

Esa Drama Queen ha tenido una vida desgraciada de cojones y ella sabe lo que es sufrir, tú qué vas a saber, eres una niña bonita con suerte y eso se te nota, te hace falta madurar. ¿Que te han roto el corazón? Bueno, así aprendes, más palos te tienes que dar todavía hasta que encuentres al hombre de tu vida, porque antes de encontrar al príncipe tienes que haberle pegado un buen morreo a muchas ranas.

¿Que triunfas en algún aspecto de tu vida? ¿Te ha tocado la lotería? ¿Has terminado la carrera o el máster? ¿Te han ascendido en el curro? ¿Te han subido el sueldo? ¿Has empezado a salir con un muchacho maravilloso? Cállate, no lo digas más de dos veces porque eso es refregarle tus éxitos en las narices y por supuesto no se va a pimplar una botella de Lambrusco contigo para celebrarlo, está muy ocupada con su vida desgraciada.

Además, parece tener un imán para las desgracias. Siempre se enamora de tíos que ya están pillados o son unos cabrones, siempre se mete a currar o estudiar en los sitios donde más difícil se lo ponen, siempre le tocan los peores jefes y profesores, siempre sufre, sufre y sufre, pero ella es dura, es una mujer de verdad y sobrevivirá, todo esto te lo cuenta llorando al otro lado del teléfono y como las desgracias no vienen solas, te cuenta la última putada de su madre, su vecina o su amiga porque le tienen envidia, ya sabes, las Drama Queen son estupendas y muy envidiadas.

Post basado en hechos reales debidamente deformados (o no). Ninguna Drama Queen ha sido dañada en el proceso de vivencia de estas experiencias. Todas las aludidas que se pasen por consulta para recibir su debido supositorio de Keledén de 3 kg.

Telly

Celestinas

03/01/2010

Lo peor de ser de las pocas que quedan solteras de tu grupo de amigas es que a muchas mujeres, una vez se han emparejado, les da por buscar pareja a las amigas que se están quedando rezagadas de la manada . Vale, no: lo peor es que, en el momento en que toman la decisión de buscarte novio, llevan tanto tiempo abducidas por la vida parejil , que son incapaces de recordar cómo funciona el arte de la seducción y el tonteo. Da igual que en sus tiempos de soltería pudieran escribirse guiones de Sexo en Nueva York basados en sus aventurillas: una vez emparejadas, han formateado el disco duro, han borrado todos esos conocimientos y se lanzan a la aventura de buscarte maromo, aún contra tu voluntad, con la estrategia y la sutileza de una treceañera en su primera sesión de discoteca light diciéndole a un compi de clase que “¡jijijiji, Borja Jonathan, a Mari Vane le mooooolas!”. Con lo cual, si una amiga emparejada decide jugar a las casamenteras contigo, tienes todos los papeles para hacer más el ridículo que si te presentaras al casting de Fama bailando “los pajaritos”.

Una de las cosas a tener en cuenta es que, por lo general, tu amiga no va a esperar para desplegar tus artes a que tú muestres interés por alguna persona en concreto. Pa qué, si ella siempre conoce a algún chico majísimo, generalmente un amigo de su novio, con el que seguro que pegarías estupendamente. Aquí lo bueno es que, según los adjetivos que use para describir al interfecto, ya te puedes hacer una idea de lo que te espera. Si el chico es “majísimo”, es feo; si es “una buenísima persona”, además de feo es más soso que la comida de hospital; si es “superdivertido”, espérate desde arias de ópera interpretadas a eructos,  a que se ponga a hacer calvos por la ventanilla del coche. Si el chico es “guapísimo”, espérate lo peor, porque muy insufrible tiene que ser un tío bueno para que la única forma de ligar que tenga sea que la novia de un amigo lo intente encasquetar en una cita a ciegas. Si “tenéis mucho en común, él también está hablando siempre de política y cosas de esas” …, pues vale, pero tú eres de Izquierda Unida y es candidato a concejal de su pueblo por la Falange. Y es que la amiga emparejada que se mete a celestina considerará ideal para ti a gente a la que ella no habría tocado ni con un palo, y te tachará de tiquismiquis si rechazas a chicos “encantadores” por pequeños defectillos como participar en competiciones de tunning, llevar en el móvil el politono del Cara al Sol o ver a duendecillos verdes que le ordenan quemar cosas si se olvidan de tomar su medicación.

Muchas veces, de todas formas, tu amiga no te deja caer previamente lo de: “Pues tiene Juan un amigo más majo…”, porque sabe que así te pone en guardia y puedes buscar la forma de escaquearte. Es más habitual que te invite a picotear algo en su casa, y te encuentres mesa puesta para cuatro, unas velitas, a su novio, y a un tío al que no conoces, y del que te dice que se llama Paco, pongamos por caso, y que tenía muchas ganas de conocerte (“muchas ganas” subrayado con guiño y/o codazo).

En otros casos, no obstante, tu amiga no quiere encasquetarte a un tío al que ella conoce, sino ayudarte a ligar con un tío al que ya conoces tú. Y digo “que ya conoces” así en genérico, porque cualquier tío con que tengas la ocurrencia de intercambiar dos palabras la noche en la que sales de fiesta con tu amiga emparejada (no digamos ya si tu amiga emparejada llevaba sin salir de farra desde la Nochevieja de la empanadilla de Martes y Trece, y al segundo malibú con piña está más tajada que Massiel de botellón), se convierte automáticamente en “ese- chico- me- gusta –para- ti; así que intentará ayudar a encender la chispa con frases sutiles como “¿a que es maja y guapa mi amiga? ¡Pues está soltera y disponible!” o “¡que se besen, que se besen, que se besen!” . Situación que puede hacerte pasar cierto corte con un desconocido que sólo se acercó a pedirte fuego; abochorna bastante si se trata de un compañero de clase, o de trabajo, o de un amigo de amigos. Y puede hacerte desear que se te trague la tierra si se trata de tu profesor, tu jefe, o algún cliente megaimportantísimo de tu empresa al que te has encontrado de forma casual y te acercaste a saludar por educación. Que se te trague la tierra, o que se trague a tu amiga, claro.

Miss Murphy